¿Dónde está todo el mundo?

El universo observable mide aproximadamente unos 90 mil millones (90.000.000.000) de años luz de diámetro y contiene por lo menos 100 mil millones (100.000.000.000) de galaxias, cada una con desde 100 mil millones (100.000.000.000) hasta un billón (1.000.000.000.000) de estrellas. Recientemente también hemos visto que los planetas son algo bastante común – probablemente haya trillones y trillones de planetas habitables en el universo, lo que significa que debería haber igual número de oportunidades para que la vida florezca… ¿Pero dónde está? ¿No debería estar el universo repleto de naves espaciales? Hagamos algunos números.

Se estima que el universo observable contiene unos 100 mil millones de galaxias, con una media de 100 mil millones de estrellas cada una. Esto suma a un total de 1022 estrellas. Entre ellas, la opinión más pesimista es que un 5% son de características similares a nuestro Sol, es decir 5·1020, o 500 millones de billones de estrellas, y se estima que un quinto de ellas tiene un planeta del tamaño de la Tierra en su zona habitable (donde no hace ni demasiado calor ni demasiado frío). Si tras billones de años de existencia solamente un 0,1% de estos planetas hubiera desarrollado vida, ahora mismo habrían 1·1017, o 100 mil billones de civilizaciones inteligentes en el universo observable. Si sólo tenemos en cuenta nuestra galaxia, que contiene no menos de 100 mil millones de estrellas, vemos que unos 5 mil millones tienen características similares al sol, mil millones tienen un planeta como la Tierra y si un 0,1% de ellos contuviera vida, habría un millón de civilizaciones inteligentes solamente en la Vía Láctea.

Si nuestros cálculos son correctos, ¿cómo es que no hemos sido contactados por otras civilizaciones? Existe una organización llamada SETI (Search for Extraterrestrial Intelligence) que se dedica a buscar cualquier tipo de señal que otras formas de vida nos pudieran estar mandando, ¿pero sabéis cuántas señales han captado sus satélites hasta ahora? Ni una. ¿Dónde está todo el mundo?

La cosa se pone más interesante… La Vía Láctea tiene unos 13 mil millones de años, pero en sus inicios no era un lugar muy bonito para vivir, con cosas explotando por todas partes y demás. Sin embargo, tras un par de miles de millones de años aparecieron los primeros planetas habitables. La Tierra solo tiene 4 mil millones de años, así que en los 7 mil millones de años anteriores deben de haber habido montones de oportunidades para que la vida se desarrolle en otros planetas parecidos a la Tierra. Incluso con la tecnología espacial actual se podrían construir naves diseñadas para colonizar otros planetas a un ritmo de unos 500 años por planeta, y se tendría la galaxia entera colonizada en menos de 4 millones de años (¡sin el “mil”!). Esto significa que si solamente uno de estos planetas hubiera evolucionado en una civilización interestelar definitivamente nos habríamos dado cuenta.

Esta contradicción entre los altos estimados de probabilidades de que existan otras civilizaciones y el hecho de que no hayamos podido contactar, o no tengamos evidencia alguna de ellas se conoce como la paradoja de Fermi. ¿Dónde está todo el mundo? es una pregunta que cualquiera se haría tras unos minutos de observar el cielo estrellado, y que yo mismo muchas veces me he planteado. La comunidad científica no se ha quedado sin embargo de manos (o neuronas) cruzadas ante esta pregunta, y pese a que toda respuesta es pura especulación, existen incontables teorías en torno a ella. A continuación presento algunas de las que me parecen más convincentes o entretenidas:

1. Somos los primeros

Podría ser que desde los inicios del universo hasta ahora, ahora mismo sea la primera vez que las condiciones del universo son suficientemente favorables como para albergar vida. El universo entero podría haber estado repleto de eventos cataclísmicos como brotes de rayos gamma (destellos extremadamente energéticos de rayos gamma que se producen durante el colapso de una estrella) que no permitían la prosperidad de la vida hasta ahora, y somos los primeros que hemos avanzado tanto tiempo ininterrumpidos.

2. El Gran Filtro (o “no hemos encontrado a ninguna otra civilización por que no hay ninguna otra”)

Esta teoría sostiene que en algún momento durante la existencia de cualquier forma de vida, ésta se topa con una barrera dificilísima o imposible de superar, que la lleva casi inevitablemente a su extinción. Este Gran Filtro podría estar detrás nuestro (hemos conseguido superarlo) o delante nuestro (todavía no hemos llegado).

Básicamente, si el filtro se encuentra detrás nuestro significa que somos especiales, somos la única o una de las muy pocas especies que ha conseguido pasar el filtro. Podría ser que el Gran Filtro fuera el comienzo mismo de la vida, o que fuera el salto de las simples células procariotas a las más complejas eucariotas. Una hipótesis bastante bien argumentada es la de la Tierra Especial, que sugiere que el surgimiento de la vida en la Tierra requirió de una serie de eventos astronómicos y geológicos muy específicos y extremadamente poco probables, que harían de la Tierra un planeta de condiciones concretas muy raras si bien existen muchos otros de proporciones parecidas.

Si el filtro se encuentra por delante nuestro, la cosa no pinta nada bien para la especie humana. Esto significaría que la vida regularmente avanza hasta donde hemos llegado nosotros, pero hay algo que la impide avanzar mucho más y convertirse en una civilización interplanetaria. Si este es el caso, es poco probable que seamos una excepción.

3. Alienígenas ya han estado aquí, pero antes que nosotros

Hasta ahora hemos estado hablando en términos de millones o miles de millones de años, pero la raza humana sólo ha estado por aquí durante los últimos 50 mil años, y sólo empezamos a escribir la historia hace unos 5500 años. Seres de otros planetas podrían haber venido antes de eso perfectamente y no tendríamos ni la menor idea.

4. La galaxia ya está colonizada

La mayor parte de la Vía Láctea podría estar colonizada y bien comunicada, pero nadie se ha molestado en venir al extremo remoto de la espiral en que vivimos nosotros. Al fin y al cabo, ¿quién instala fibra óptica en medio de las praderas?

5. El Superdepredador

Existe una civilización mucho más avanzada que cualquier otra que se mantiene como tal exterminando aquellas civilizaciones que avanzan a partir de cierto nivel (como los humanos en la Tierra). Esta sería definitivamente la peor de todas.

6. Nuestra tecnología es demasiado primitiva

Podría darse el caso de que otras especies inteligentes estuvieran comunicándose activamente alrededor nuestro, pero que nuestra tecnología no sea lo suficientemente avanzada como para entenderles. Sería como entrar en un edificio y empezar a escuchar por el Walkie Talkie mientras todo el mundo está hablando por WhatsApp.

7. No es nuestra tecnología, sino nosotros

Michio Kaku lo explica fenomenalmente:

Supongamos que hay un hormiguero en medio del bosque. Justo al lado del hormiguero, están construyendo una super-autopista de diez carriles. La pregunta es “¿Serían las hormigas capaces de entender qué es una super-autopista de diez carriles? ¿Serían las hormigas capaces de entender la tecnología y las intenciones de los seres construyendo la autopista a su lado?”

En este caso, no es que no podamos captar las señales de la civilización superior con nuestra tecnología anticuada, sino que ni siquiera somos capaces de comprender qué son estos seres o qué es lo que están haciendo. Sería como intentar explicarle a una hormiga sobre super-autopistas de diez carriles.

8. Silencio de radio

Varios científicos que participan en la SETI han argumentado que la transmisión deliberada de señales de radio de alta potencia a otros sistemas solares es una mala idea. Incluso Carl Sagan, quien creía que cualquier civilización capaz de viajes interestelares sería de naturaleza altruista, consideraba esta práctica “profundamente imprudente e inmadura”. No sería tan raro pensar que cualquier otra civilización llegara a la misma conclusión.

9. Somos la atracción de un zoo

Aunque suena como una idea descabellada, podría ser que estuviéramos atrapados en una especie de jaula celestial. Esta idea la propuso John Ball en 1973, y argumenta que nuestra incapacidad para contactar con vida extraterrestre podría entenderse con la hipótesis de que nos han dejado de lado como parte de una región inhóspita o de un zoo. Podríamos ser parte de una gran reserva natural que ha sido declarada fuera de límites, libre para evolucionar sin que la vida inteligente la perturbe.

10. Estamos hechos de carne

Personalmente, mi favorita. De la historieta “They’re Made Out of Meat” de Terry Bisson:

“They’re made out of meat.”

“Meat?”

“Meat. They’re made out of meat.”

“Meat?”

“There’s no doubt about it. We picked up several from different parts of the planet, took them aboard our recon vessels, and probed them all the way through. They’re completely meat.”

“That’s impossible. What about the radio signals? The messages to the stars?”

“They use the radio waves to talk, but the signals don’t come from them. The signals come from machines.”

“So who made the machines? That’s who we want to contact.”

“They made the machines. That’s what I’m trying to tell you. Meat made the machines.”

“That’s ridiculous. How can meat make a machine? You’re asking me to believe in sentient meat.”

“I’m not asking you, I’m telling you. These creatures are the only sentient race in that sector and they’re made out of meat.”

Y algo más tarde:

“They actually do talk, then. They use words, ideas, concepts?”

“Oh, yes. Except they do it with meat.”

“I thought you just told me they used radio.”

“They do, but what do you think is on the radio? Meat sounds. You know how when you slap or flap meat, it makes a noise? They talk by flapping their meat at each other. They can even sing by squirting air through their meat.”

“Omigod. Singing meat. This is altogether too much. So what do you advise?”

“Officially or unofficially?”

“Both.”

“Officially, we are required to contact, welcome and log in any and all sentient races or multibeings in this quadrant of the Universe, without prejudice, fear or favor. Unofficially, I advise that we erase the records and forget the whole thing.”

“I was hoping you would say that.”

“It seems harsh, but there is a limit. Do we really want to make contact with meat?”

“I agree one hundred percent. What’s there to say? ‘Hello, meat. How’s it going?’

Existen muchas otras soluciones a la paradoja de Fermi, tanto descabelladas como razonables, pero sea cual sea la correcta seguro que no se quedará corta de alucinante.

17e1fxbj28590png

Ian Martorell

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s