Misión espacial Galileo

La nave espacial Galileo, lanzada el 19 de octubre de 1989, fue diseñada para estudiar Júpiter y sus misteriosas lunas en un principio. Después de seis años y 4 mil millones de kilómetros, consiguió llegar a Júpiter el 7 de diciembre de 1995. La sonda penetró en la atmósfera alrededor de unos 200 kilómetros hasta que fue destruida por las altas presiones y temperaturas del gran planeta gaseoso.

descarga

Ésta es una de esas misiones que  despierta un gran interés debido a sus múltiples curiosidades que presenta, ya sea antes de su lanzamiento, o posteriormente, con la consecución de los resultados obtenidos. Personalmente, es una de las misiones que más me han gustado desde siempre, ya que tal y como el universo nos plantea, tenemos muchísimas cosas por descubrir, y esta misión nos lo confirma; podemos estar yendo hacia una dirección para conseguir unos ciertos objetivos, y sorprendentemente nos encontramos con cosas que jamás creeríamos, puesto que creo que si esta sonda hubiera podida hablar, nos hubiera retransmitido palabras como estas: “No os llegaríais a imaginar lo que estoy viendo…”; como comentaba al principio, esta sonda nos empezó sorprendiendo desde el principio, debido a diferentes problemas (como el desastre del Challenger en 1986 o el movimiento de los planetas) que ocurrieron y que supusieron un retraso en su lanzamiento de casi cuatro años. Además de todo esto, partió con la etiqueta de nave suicida, ya que iba a ser la primera en penetrar el gran planeta gaseoso, famoso por altas temperaturas y presiones. No obstante, creo firmemente que gracias a todos los problemas que tuvo en su ruta, y  los múltiples cambios que se tuvieron que aplicar en ella, hemos podido descubrir muchísimos aspectos nuevos de nuestra gran galaxia, y que supusieron, desde mi humilde punto de vista, un antes y un después en cuanto a astrofísica y tecnología aeroespacial.

La ruta seguida por la sonda se puede observar en la imagen descrita a continuación:

images

Esta sonda obtuvo resultados de tal magnitud que fue considerada un grandísimo éxito en su época, y que lo continua siendo. Estos resultados de los que hablo fueron tales como, conocer más exhaustivamente la composición química de la atmósfera y su actividad meteorológica, sistemas de anillos y principales lunes, y un océano subsuperficial de agua líquida situado en el satélite Europa con importantes connotaciones astrobiológicas. Finalmente, la NASA decidió estrellarla antes de que contaminase las lunas de Júpiter, aunque la misión se prolongó hasta el 2003.

Para finalizar, concluir diciendo que, desde mi punto de vista, esta misión tal y como ya he comentado nos demuestra que el universo es infinito y obviamente está lleno de secretos ocultos, pero que la humanidad y su inteligencia tecnológica avanzando progresivamente cada vez más será capaz de ir descubriéndolos e interesándonos por hacer más grande nuestro conocimiento sobre los diferentes planetas y galaxias, y sobre la clave de este ámbito, la gravedad y los agujeros negros, directamente relacionados.

Webs de interés:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s